La comunicación familiar

Family enjoying in a cafe. Children are smiling and drinking a juice while the parents are drinking coffee. [url=http://www.istockphoto.com/search/lightbox/9786778][img]http://dl.dropbox.com/u/40117171/family.jpg[/img][/url] [url=http://www.istockphoto.com/search/lightbox/9786682][img]http://dl.dropbox.com/u/40117171/children5.jpg[/img][/url]

La convivencia familiar es mucho más que realizar la rutina de preparar desayuno, organizar la casa, trabajar para aportar con el sustento de la quincena, llevar y recoger a los niños a la escuela, comprarle las cosas necesarias para sus actividades escolares, mantener el hogar limpio tras el desorden de los otros, repetir diariamente las tareas y responsabilidades de cada miembro de familia e insistir en que hagan la tarea y recojan los juguetes de la sala.

Si en ocasiones sientes que hablas al viento y que nadie te escucha en casa, entonces tal sea el momento oportuno de experimentar algunas técnicas de “gerencia” relacionadas al hogar.

Cuando sientas que hay problemas de comunicación en la familia tal vez sea momento de cambiar de estrategia acerca de cómo decir las cosas, cuándo decirlas y también ¿por qué no? cuándo escuchar y cómo escuchar.

Aunque pueda parecer efectivo gritar todos los días desde la cocina que aceleren el paso porque se les hace tarde para llegar a la escuela, tal vez sea mejor conversarlo semanalmente utilizando otra estrategia para comunicar el mismo mensaje.

Las reuniones familiares son idóneas para conversar acerca de las normativas, responsabilidades, reclamos, solicitudes, de cada uno de los miembros de la familia y no de manera unilateral.

¿Qué son las reuniones familiares?

Son reuniones periódicas organizadas y anunciadas con anterioridad para tratar asuntos relacionados con la comunicación familiar. A veces los miembros de la familia dan por sentado que conocen los sentimientos de otro miembro ante una situación específica, o aseguran conocer por qué uno de los miembros actúa de determinada manera. Sin embargo, en las reuniones familiares más que “adivinar” lo que el otro siente o piensa, se da rienda suelta para que todos se comuniquen de manera respetuosa. Así, las problemáticas que se identificaran puedan ser resueltas con el aporte de todos.