Cómo mantener a la familia unida durante un divorcio

Cada día son más los matrimonios que deciden poner punto y final a una vida de unión, debido a muy diversas causas. Muchas veces el divorcio es la mejor de las soluciones en las relaciones que no funcionan si ambas partes están de acuerdo. Es importante llegar a este punto de una manera contundente, y una vez se tome la decisión no dar vuelta atrás. Si el matrimonio tiene hijos en común, es vital que el divorcio se lleve a cabo de una manera pacífica, sin resentimientos que puedan afectar a los más pequeños.

divorceSon muchos los desencadenantes del divorcio, como por ejemplo los problemas financieros, alguna enfermedad inesperada, la falta o deterioro del amor, problemas con los hijos, incompatibilidad de caracteres, infidelidades. Cuando comienza a desquebrajarse una relación es necesario ser conscientes de ello y poner medios para solucionar los problemas. En muchas ocasiones pedir ayuda terceros o asistir a terapias de parejas puede ayudar a salvar un matrimonio. Lo primero que deben preguntarse es si realmente quieren seguir con esa relación y cuánto van a poner de su parte para que realmente funcione.

Si decidís separaros, debe ser una decisión de mutuo acuerdo y de manera serena. Las rupturas conflictivas pueden marcar de por vida la actitud de los hijos, el rencor y el odio no llevan a ninguna parte.

Existen muchas consecuencias de la separación que pueden repercutir de manera negativa a ambas parte y de un modo mucho más agudo a los hijos. Intenta tener una actitud tranquila, haz un avance de tus errores en el matrimonio y lo más importante es que asumas tus culpas y comiences a aceptar el nuevo rol en la familia. Son muchas las familias que necesitan ayuda psicológica, sobre todo los niños. La comunicación es la base para poder llegar a un entendimiento con lo que respecta a los hijos, manutenciones, vivienda….Si necesitas ayuda, pídela.